Index
 

Hoy, miércoles: Max: 12 ºC, Min: 8 ºC

 
 

Geografía, clima, vegetación, flora y fauna en Aldealseñor


Clima

Atendiendo a la cantidad de lluvia que cae en un año, podemos distinguir varios tipos de clima, destacando significatívamente dos en esta zona:

  • Seco en la parte más meridional y zonas del noreste, recibiendo entre 400 y 600 mm anuales siendo la vegetación dominante el sabinar, pinar o encinar, sustituida por bajos matorrales xerófilos
  • Subhúmedo en la mayor parte de la mitad norte, más algunos enclaves meridionales, con precipitaciones entre 600 y 1000 mm, predominando los bosques caducifolios o mixtos (quejigares o melojares)

Vegetación, flora

Combinando los tipos de distribución bioclimáticos con el tipo de sustrato sobre el que se asienta la vegetación (silicio que dará lugar a suelos ácidos y calcáreo con suelos neutros o básicos) podemos establecer una clasificación de los tipos de vegetación maduro o potencial y sus etapas sucesionales de degradación y recuperación.

De esta forma encontraremos:

  • Serie supramediterránea acidófila subhúmeda de los melojares: Bosques de hoja caduca persistente (marcescentes) de melojo o rebollo (Quercus pyrenaica), ricos en hierbas silicícolas de bosque, como Veronica officinalis, Luzula forsteri, Melampyrum pratense, Arenaria montana, Stachys officinalis, etc. En sus claros iluminados aparecen sobre todo brezales de Eríca cinerea, E. vagans, E. australis, E. arborea, Calluna vulgaris, etc.

  • Serie supramediterránea basófila subhúmeda de los quejigales: Bosques de quejigo (Quercus fafinea) con Hepatica nobilis, primavera (Primula veris), Tanacetum corymbosum, etc., reemplazados por pinares de pino negral (Pinus nigra susbsp.salzmannii) en las áreas escarpadas. Los claros degradados, con suelo pobre se cubren de salviares con Salvia lavandulifolia, espliego (Lavandula latifolia), junquillo (Aphyllanthes monspeliensis), etc.

  • Serie supramediterránea continental del sabinar albar: Formaciones arbóreas abiertas, a veces casi puras de sabina (Juniperus thurifera), o acompañadas de enebro (J. communis) y algunos pinos o encinas. Suelen ocupar suelos ricos en bases y en sus claros vemos matorrales basófilos similares a los que sustituyen a otros bosques calcícolas, destacando algunos elementos esteparios singulares como Artemisia assoana, etc.

  • Serie supramediterránea seca del carrascal ibérico-continental con enebro común y sabina albar: Bosques casi puros de carrasca (Quercus ilex subsp. rotundifolia), con muy pocos arbustos (Juniperus communis, J. thurifera) y lianas (Rubia peregrina, Lonicera etrusca, etc.) acompañados de espliegares y tomillares secos en sus claros.

  • Serie mesomediterránea seca del carrascal ibérico-continental con espino negro y coscoja: De aspecto externo parecido al anterior, pero en el que desaparecen las especies de ambiente frío sustituidas por otras más termófilas como la coscoja (Quercus coccifera), la sabina negral (Juniperus phoenicea), la cada (J. oxycedrus), el espino negro (Rhamnus lycioides), etc.
    También los matorrales de degradación se hacen más termófilos presentando romero (Rosmarinus officinalis), la coronilla de fraile (Globularia alypum), etc.



Fauna

Los mamíferos son muy abundantes en la zona ocupando todos sus hábitats. Los herbívoros son los grandes mamíferos por excelencia de la zona, entre estos cabe destacar a los ciervos y los corzos por su vistosidad, el jabalí bastante más esquivo se puede ver por los parajes de matorral más densos, los zorros correteando desconfiados por cualquier tipo de terreno, representan al depredador por excelencia de la comarca.

Otro grupo son los pequeños mamíferos, que aún siendo más desconocidos, por ser más esquivos y menos vistosos, también tienen gran importancia en la fauna de la zona, entre estos podemos citar las ardillas en las zonas boscosas, gatos monteses, jinetas, garduñas, turones y comadrejas son otros representantes de los mamíferos depredadores, los tejones muy difíciles de ver por sus costumbres nocturnas también se dan cita en estas tierras, los erizos cada vez más escasos los podemos encontrar en las zonas más frescas cerca de los ríos y murciélagos como único representante del único mamífero volador.

El número de aves que podemos observar es también muy variado, pudiendo citar un número muy elevado de especies; desde los pequeños pájaros insectívoros a las grandes rapaces y aves carroñeras.

En el grupo de pequeñas aves, podríamos citar por su vistoso plumaje la oropéndola, el jilguero, el abejaruco, la abubilla etc. Los herrerillos y carboneros con su ir y venir de rama en rama, el pico pica pinos con su constante picoteo en los árboles secos, los arrendajos con su escandaloso graznar, las golondrinas y los aviones comunes en sus laboriosos nidos, etc. En los márgenes de los ríos podemos observar a algún martín pescador, algún pato y más casualmente alguna polla de agua o alguna garceta o a las esquivas becadas. Por los caminos no es difícil ver alguna perdiz con toda su pollada corriendo tras ella.

En el grupo de las rapaces también podemos diferenciar entre rapaces diurnas y rapaces nocturnas. Como diurnas destacar el águila real, los milanos reales o los ratoneros comunes, sin olvidarnos del águila culebrera o las águilas calzadas en el tiempo que permanecen en estas tierras, en la espesura de los montes podemos observar ágil volar de los azores y cercanos a los pueblos los cernícalos con su típico aleteo cuando están volando. Como nocturnas destacar en las zonas de grandes cortados al búho real, la lechuza común con su fuerte respirar en los campanarios, los pequeños autillos, los mochuelos y los cárabos.

En el grupo de las aves carroñeras la especie principal es el buitre leonado que con su majestuoso planear surca todo el cielo de la comarca, más ocasionalmente podemos observar alguna pareja de alimoches anidando en los cortados de la zona.

Los reptiles y anfibios aun menos vistosos también tienen gran presencia en la comarca, de estos dos grupos de animales podemos citar a los tritones en los fondeos de charcas de alta montaña, las ranas comunes con su croar y saltar en las zonas más encharcadas de los barrancos, las lagartijas y los lagartos ocelados siempre al sol, la temido víbora en los caminos, las culebras bastardas, y de escalera en las zonas frescas de mucha vegetación, la culebra viperina en los ríos que intenta asemejarse a las víboras, o los luciones a los que tanto teme la gente de manera errónea, ya que no se trata de ninguna serpiente sino de un lagarto apodo.


 
Aldealseñor : Web de ALDEALSEÑOR © 2004 - 2017 - v.2.1