Index
 

Hoy, viernes: Max: 24 ºC, Min: 11 ºC

 
 

Un Ara del siglo II - III d. de C. en Aldealseñor


Se descubrío labrando un paraje situado a un kilómetro al Norte del pueblo, junto al río Merdancho y a juzgar por lo recogido en superficie, los vestigios parecen corresponder a un establecimiento rural romano.

La documentación del yacimiento ha sido posible gracias a la prospección intensiva y sistemática de la zona que Don Fernando Morales viene realizando en esta comarca desde 1980, dentro del proyecto de Carta Arqueológica de la provincia de Soria.

Precisamente en el recien publicado fascículo de la Carta Arqueológica dedicado a Numancia y su zona de influencia puede verse la descripción y tipología de los materiales recogidos, así como una referencia al hallazgo epigráfico.

Se trata de un altar votivo de piedra arenisca de grano fino, cuyas dimensiones actuales son 21,5 x 9,5 x 8 cms.
Su estado de conservación es bastante bueno, ya que sólo la base fue levemente mutilada por la remoción del arado; conserva focus en la parte superior y se aprecian perfectamente la serie de molduras que separan el pie y la cabecera del dado central que contiene el texto principal.
El campo epigráfico mide 11 x 8 cms y bajo él, en el mismo pie, se grabaron aparentemente tres siglas, de las que falta la primera.

Las letras son capitales de buena factura, con ciertos rasgos cursivos (cf. El trazo inclinado de las F) y cuyo módulo oscila entre 1,5 y 2 cms. No se aprecian signos de interpunción y la ofrenda se grabó con trazo neto y profundo. Como se ha indicado ya, la pieza fue encontrada en Aldealseñor, provincia de Soria, una pequeña localidad situada a Noreste de Numancia y posiblemente enclavada en lo que antaño fue territorium de esa famosa ciudad; la buena conservación del texto permite una lectura fácil y segura, a salvo de la interpretación de la última línea.

Fortu
ne sa
ncte
faven
ti
[.] N (---) p(oscuit?)

El único problema reside en el significado de la línea final. A falta de otra idea mejor, la más adecuada solución de las siglas es la ofrecida arriba: las dos primeras corresponderían a las iniciales del oferente y la tercera a un verbo dedicatorio.
Nótese las dificultades de paginación que el texto planteaba al lapicida y las soluciones que éste alcanzó: texto continuo, partición de palabras, justificación de la lin. 5ª y colocación de la última en el pie.
Los epítetos habituales de la Fortuna son redux, obsequens, stabilis… etc, que pueden ir o no acompañados de sancta, diva o regina. A pesar de su estricta propiedad y adecuación, no hemos encontrado otro paralelo para el uso de favens como nombre divino: los ejemplos más próximos, pero en otro orden de cosas, son los conocidos colonia Barcino cognomine Faventia y Vesci quod Faventia; el primero, certificado por abundante documentación epigráfica, corresponde a la descripción pliniana del litoral mediterráneo de la Citerior; el otro, a la enumeración de ciudades béticas según el mismo autor.
Este nuevo testimonio se añade a una bien documentada devoción regional a la Fortuna; los ejemplos anteriormente conocidos en un radio de aproximadamente 50 Kms. En torno en Aldealseñor proceden de Vxama, Clunia, las ruinas antiguas existentes cerca de Canales de la Sierra y Libia.


A tenor de los vestigios recogidos, el asentamiento parece iniciarse a mitad del siglo I d. de C. y aunque su ocupación posiblemente durará hasta el siglo V, el momento de mayor auge debió de corresponder al siglo IV. Tal cronología parece adecuada a la piedra, cuyos rasgos paleográficos sugieren una fecha en torno a los siglos II-III d. de C.




Aldealseñor : Web de ALDEALSEÑOR © 2004 - 2017 - v.2.1